TERMINATOR

Para entender por qué Terminator 2: Judgment Day es una de las mejores películas de cienca ficción y su trascendencia en el cine, lo primero que debemos tomar en cuenta es que para cuando la película se estrenó no existía Jurassic Park, ni Independence Day, ni tampoco The Matrix. Los efectos visuales fueron muy vanguardistas e incluso hoy esos efectos visuales están muy vigentes. Y no solo fueron los efectos visuales lo que hicieron exitosa a esta película, sino el argumento en sí. La primera parte de esta historia fue lanzada 7 años antes, en 1984. La trama practiamente la repitieron en 1991, pero lo interesante es que se vio una evolución de personajes y argumento entre las dos películas. En la primera nos muestran a Sarah Connor, una joven normal, que trabaja como mesera y que no se puede defender por sí sola. La trama es que un robot enviado del futuro la quiere matar y la razón es que ella tendría un hijo que sería el líder de la resistencia humana en el futuro, y lograría vencer a las máquinas, comandadas por Skynet. Los humanos por su parte envían a un soldado a que la proteja, y el giro de la película es que este soldado resulta ser el padre del hijo que tendrá Sarah Connor. 

En la secuela de The Terminator, Terminator 2, pasaron ya 13 años de la primera película y Sarah Connor es una mujer con carácter fuerte, se entrena a sí misma, aparece muy fornida y ruda, y está encerrada en un hospital psiquiátrico por haber tratado de hacer explotar una fabrica de computadoras (y todos sabemos por qué quiso hacer eso). John Connor, su hijo, es un adolescente problemático que tiene una muy mala impresión de su mamá, a quien la cree loca, y vive con tutores. En esta película otra vez las maquinas envían del futuro a un robot T-1000, un modelo más avanzado que el que enviaron a 1984, esta vez para matar a John Connor; pero los humanos envían ahora a otro robot del mismo modelo que el que enviaron las maquinas en la primera parte, pero reprogramado para defender a John Connor: y ahora sí tenemos una película de acción con muchos y muy buenos efectos visuales.

El hecho de que la historia haya evolucionado tan bien de una entrega a otra hace que no veamos un refrito sino realmente una continuación de la trama principal. Y los personajes escogidos para dar seguimiento a esta trama fueron excelentes opciones para dar profundidad a la historia al igual que mucha acción. Incluso el que Sarah Connor pase de ser una mesera temerosa a la que tenían que proteger, a una soldado que se encarga de entrenar a su hijo y protegerlo, da espacio a que en la última parte de la película se vuelve ella misma una asesina que intenta impedir un futuro que no le conviene. Se vuelve ella misma un "terminator" que intenta matar al inventor de Skynet. 

La película tiene muchas escenas memorables y casi todas tienen que ver con el robot T-1000. La más memorable de todas es cuando un trailer que llevaba una carga de nitrógeno liquido se estrella y tira todo el material en la calle, por donde pasa el T-1000 y se congela poco a poco; y cada paso que daba se iba quedando pegado al piso, hasta que se rompe. Una escena clásica y revolucionaria en cuestión de efectos visuales. 















Por eso ahora que sale Terminator Genisys, por más que la película haya sido muy entretenida, nos deja a deber a los fans de Terminator, porque no hay ni una sola escena que se vaya a quedar grabada en la memoria, no hay novedades en cuestión de efectos visuales, y los personajes que mostraron no trajeron nada nuevo a la trama. No hay un "come with me if you want to live" de la primera entrega o un "hasta la vista, baby" de la segunda. No hay evolución de una mesera a una guerrera, ni de un robot de animatroics a un robot camaleónico de CGI. Nada memorable. Y de Terminator 3; Rise of the Machines y Terminator Salvation, no vale la pena ni hablar.

Da gusto ver esfuerzos por mantener viva la saga, pero en realidad si hablamos de Terminator, se debe de hablar de The Terminator de 1984 y Terminator 2: Judgment Day de 1991, no hay más. 

No hay comentarios: