La serpiente no mentía


"Mediante la razón natural, el hombre puede conocer a Dios con certeza a partir de sus obras. Pero existe otro orden de conocimiento que el hombre no puede de ningún modo alcanzar por sus propias fuerzas, el de la Revelación divina."

"Obedecer (ob-audire) en la fe es someterse libremente a la palabra escuchada, porque su verdad está garantizada por Dios, la Verdad misma."
Catecismo de la Iglesia Católica

¿A qué le tiene miedo Dios? Dios, explicado por los creyentes cristianos y judíos, es un ser omnipotente, omnipresente, el bien verdadero y el origen de todo. Sin embargo, si ponemos atención a las sagradas escrituras en las que fielmente creen, veremos a un Dios muy humano, en quien podemos identificar miedo. Pero ¿miedo a qué? No es una pregunta común, sin embargo la respuesta parece estar en el primer libro de la Biblia, el Génesis. Dios le tiene miedo a la posibilidad de que el hombre sea como él. Si no lo creen pueden leer los versículos 22 al 24 del tercer capítulo del Génesis, que trata de la reacción de Dios ante la desobediencia de los humanos al haber comido el fruto del árbol de la ciencia. Todos conocemos la historia y cómo termina, con la expulsión de Adán y Eva del Edén, pero poco se nos dice de la razón por la que fueron expulsados:

Después el Señor Dios pensó: ‘Ahora que el hombre es como uno de nosotros, conocedor del bien y el mal, solo le falta echar mano al árbol de la vida, comer su fruto y vivir para siempre’.
[…] Expulsó al hombre y, en la parte oriental del huerto del Edén, puso a los querubines y la espada de fuego para custodiar el camino que lleva al árbol de la vida.

A pesar de que nos repiten hasta el cansancio que Dios nos creo porque nos ama y aparte de eso nos hizo libres para que lo escogiéramos a él o no, la evidencia en la Biblia apunta a otra razón muy diferente. Dios les da todo a Adán y a Eva, pero les prohibe comer de un árbol en particular, el del conocimiento y les dice que si lo desobedecen morirán irremediablemente. Curioso, porque después el relato cuenta que desobedecieron y comieron de ese árbol prohibido, pero no murieron, sino que se les abrieron los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Al parecer Dios nos quería tener como mascotas, ahí, para vernos y que moviéramos la cola cuando se acercara a nosotros. Según la Biblia, Dios mintió para asustar a Adán y Eva para que no comieran del fruto que les daría conocimiento. Pero si Adán y Eva no sabían nada y eran tan manipulables, ¿por qué comieron? Esto es lo que dice literalmente la Biblia:

La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho, y dijo a la mujer: "¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín?".
La mujer le respondió: "Podemos comer los frutos de todos los árboles del jardín.
Pero respecto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: ‘No coman de él ni lo toquen, porque de lo contrario quedarán sujetos a la muerte’".
La serpiente dijo a la mujer: "No, no morirán.
Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal".
Cuando la mujer vio que el árbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tomó de su fruto y comió; luego se lo dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió.

Génesis 3: 1-6

No sé a ustedes, pero a mí me enseñaron que la serpiente engañó a Eva; pero la serpiente no la engañó, de hecho decía la verdad. Y también dice que cuando Eva la escuchó se dio cuenta de que el árbol era bueno. No dice que haya creído erróneamente que el árbol fuera bueno, sino que el árbol era bueno pero ella no se había dado cuenta.  Y por alguna razón también me dijeron que la serpiente era el demonio, más eso no lo especifican en la Biblia, no sé de dónde lo sacaron. Lo que sí dice la Biblia es que Dios maldijo a la serpiente ¡y la castigó! ¡Por decirle la verdad a los hombres! Me recuerda mucho a Prometeo, quien también fue castigado por ayudar a los humanos. 

Volviendo a la sagrada escritura, Dios se da cuenta que los hombres son como él y que solo les falta ser inmortales para ser idénticos, por lo que los expulsa y les niega la entrada, para asegurar que no puedan comer del árbol de la vida y alcanzar la inmortalidad y que sean como “ellos”. ¿A quién se refiere Dios cuando dice que "ahora son como nosotros"Ciertamente debe de ser otro Dios o Dioses, pero no conocemos otro Dios. ¿Será que se refiere al demonio? Vamos, no sabemos nada del demonio hasta muchos libros después del Genesis, y en realidad casi todo lo que sabemos de él está en el Nuevo Testamento. Por lo tanto, ¿cabe cuestionar si Dios y el demonio son iguales? Sabemos que Dios nos puede mentir sin que le pese la conciencia;  ¿puede ser que también mienta sobre las intenciones de Lucifer? Tal vez no es un ángel caído, simplemente es lo que nos contó Dios para deshacerse de la competencia, como lo hizo con Adán y Eva. A Dios no le gusta que reten su autoridad; ya vimos qué pasó cuando los hombres quisieron construir una torre en Senaar. Literalmente la Biblia dice esto en el relato de la torre de Babel:

Yahveh descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban edificando y dijo: “He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua; siendo este el principio de sus empresas, nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros.”
Genesis 11:1-9
¿Así o más claro?

El fruto prohibido, si es que tiene algún simbolismo, representa la sabiduría, que Dios no quiere que tengas, porque en el momento que la pruebas empiezas a cuestionar todo, lo cual no es bueno para quien te quiere controlar. Comiendo del fruto no íbamos a morir, simplemente íbamos a saber más; y nos íbamos a acercar a ser como Dios. ¿Nos sorprende que Dios aborrezca que duden de él? La consigna de Dios es no cuestionar nada, ni su autoridad, ni sus razones, ni su divinidad. A Abraham le pidió que matara a su hijo sin preguntar nada para saber si lo obedecía ciegamente, a Moisés lo regañó por cuestionar su poder. Esa es una ventaja para Dios, le da poder. Es la táctica de los tiranos, intimidar a los que cuestionan.

Y por eso el conocimiento es un arma tan poderosa. Cultivarnos, conocer, leer, entender nuestro alrededor es lo que nos da el poder que solo tiene Dios. Entre más conocimiento tenemos Dios se hace más chiquito y eventualmente desaparece, ante nuestros propios ojos.



2 comentarios:

Quetzalli Gonzalez dijo...

Excelente!
Creo en Dios y sigo siendo católica, pero me choca el catecismo, no puede ser que quieran mantenernos atados y ciegos como lo hicieron en siglos de ignorancia. Me gusta la sabiduría budista, te hace cuestionar todo, hasta a ti mismo. A veces lo combino.

José María Hdz dijo...

¡Ya se! Yo soy ateo, pero no puedo entender por qué siguen creyendo que Dios escribió lo que dice en ese libro. Por esa razón se meten en muchos problemas.
Voy a leer a se libro que me recomendaste por Facebook. Me interesa el budismo. San Harris, que es mi nuevo ídolo, práctica técnicas de budismo; medita mucho y es de las personas con más temple que he escuchado. Habla mucho de espiritualidad sin religión.