Lo peor de la politica son los politicos


Ya sé que me quejo mucho de lo mismo. Parece que deberíamos estar acostumbrados. Pero me niego a platicar de estos temas sin estar indignado. Sin entrar muchos detalles explico lo que sucedióel gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, ha estado metiendo su propia cuchara en las elecciones de su estado apoyando al candidato de su partido. Alguien grabó algunas conversaciones suyas por teléfono y las difundió a los medios de comunicación. Las grabaciones son claras y deja en evidencia lo que todos ya sabemos, que los que están en el gobierno, sin importar el partido en que militen, usan el dinero del estado para apoyar a los candidatos de sus partidos. Esta vez fue alguien del PRI (que la verdad es casi sinónimo de corrupción aquí en México), pero todos los políticos son una mafia sin escrúpulos que no les importa nada que no sea estar en el poder.

Se puede decir que la corrupción es lo peor que se puede ver en los políticos, pero en este caso es el descaro lo que más rabia me causa. Los priístas se quejan de que son tácticas sucias ya que son ilegales las grabaciones de llamadas telefónicas. Se defienden diciendo que son los panistas los que utilizan estas mañas porque están desesperados al no poder ganar elecciones. Se quejan de que están ensuciando la política, de que están ayudando a que la gente dude aun más de una muy desprestigiada política, como si la gente no creyera en los políticos por mentiras que les inventan; la gente no cree en los políticos por lo corruptos que son, y la gente sabe que son corruptos no por las grabaciones que sacan a la luz. La presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes, se atreve a decir que los panistas no respetan la política. ¡¿No respetan la política?! Solo si se refiere a que la política es lo que los políticos hacen en nuestro país, que es robar, manipular y sobre todo callar lo que hacen otros políticos, entonces sí, no están respetando la política.

He escuchado lo que dijeron dos diputados priístas, uno dijo que eran los panistas los que estaban detrás de todo el espionaje, que porque solo el gobierno federal tiene acceso a equipo de grabaciones tan sofisticado para realizar eso y que aparte los priístas no están preocupados por grabar a los contrarios, que ellos están trabajando para la gente, dando propuestas en sus campañas electorales; la otra dijo que lo más importante era que las grabaciones son ilegales, y que se está dejando de lado que es un peligro para la privacidad de las personas. En primer lugar, si estuvieran trabajando para la gente y dando propuestas en sus campañas no estaría el gobernador en turno ayudando al candidato de su partido con dinero que se supone es de todos, es del pueblo. Segundo, lo más importante no es que sean ilegales las grabaciones, lo más importante es que ni si quiera están tratando de desmentir que las grabaciones sean reales. Según esta diputada, no importa tanto que el gobernador de un estado este utilizando recursos públicos para apoyar a que gane un candidato de su preferencia, sino que alguien lo grabó haciendo eso. Después salió Beatriz Paredes a decir que no reconoce la autenticidad de las grabaciones, pero como se puede observar, esas sí son declaraciones desesperadas de alguien a quien pusieron en evidencia.

Grabar las conversaciones de alguien está mal, no me cabe la menor duda. Pero no se debe confundir que un delito anule otro delito. Quien haya grabado esas conversaciones por teléfono debe ser juzgado y pagar una condena. El presidente nacional del PAN, que también difundió algunas conversaciones donde se evidencia la corrupción de este sinvergüenza, debe de responder quién les dio las grabaciones o cómo las obtuvieron. Pero todo eso es aparte. Estamos hablando de dos delitos diferentes y los dos deben ser castigados. El gobernador Fidel Herrera debe también ser juzgado y condenado por la ley. Lo peor de todo es que no es la primera vez que se pone en evidencia la corrupción de los políticos, y en ninguno de los casos anteriores, como el de Mario Marín, o los videos de René Bejarano recibiendo dinero de Carlos Ahumada, han sido ajusticiados por la ley, y aunque este último sí recibió una pena por sus delitos, no fue nada comparado con lo que debió de debió purgar. Aparte de que, obviamente, esto es solo lo que sale a la luz, pero así es como se mueven los políticos, todo el tiempo.

Ahora dicen que esto solo ayuda a que haya más abstencionismo en las elecciones. ¿Y eso qué? El abstencionismo solo perjudica a los políticos. Dicen que hay que votar porque si no, estamos dejando a la suerte el futuro del país. Que estamos dejando que ganen los que compren los votos. Yo les pregunto ¿quién no compra votos? ¿Qué partido piensa primero en los ciudadanos antes que en ganar las elecciones para poder hacer con el poder lo que ellos quieran? Es lo mismo un partido que otro, al final todos perdemos menos ellos. Los odio, a todos los políticos, por descarados, irrespetuosos y delincuentes.

No hay comentarios: