No fue la respuesta


Como todos saben, y ha estado en todos los noticieros desde el domingo pasado, Enrique Peña Nieto cometió un error cuando, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, le preguntaron qué tres libros habían marcado su vida personal y política. La pregunta francamente parecía fácil. Peña Nieto había ido a la FIL a presentar un libro que él escribió, y en la conferencia de prensa no había muchos reporteros y no había periodistas de política. Pero para sopresa de todos, esa pregunta inocente hizo titubear al precandidato priísta. Empezó diciendo que había leido varias 'desde novelas' y que no se acordaba de los títulos, luego dijo que la Biblia era uno de los libros que había leido (para luego reconocer que no la había leido toda), y siguió hablando sin decir nada. Mencionó que había leido un libro llamado La Silla del Aguila, pero se equivocó en el autor, al mencionar que era de Krauze, cuando en realidad es de Carlos Fuentes. Y así siguió por más de tres minutos, hablando con muletillas como 'este', 'pues', 'eeh', pero sobre todo sin contestar la pregunta. Luego mencionó que lo último que estaba leyendo era una novela llamada La inoportuna muerte del presidente, para luego preguntar si sí se llamaba así, y para rematar, olvidar el nombre del autor de ese libro. Luego siguió hablando, explicando lo que le gustaba de la Historia de México y que trataba de leer libros de algunas etapas de ella. Cada vez que quería mencionar algún libro pedía ayuda a los presentes para refrescarle la memoria. Los reporteros se burlaban y él cada vez se veía más nervioso. 


La prensa se lo acabó en los días siguientes. En las redes sociales no dejaron de hablar de eso. Y en las conversaciones de sobremesa fue también el tema principal. Las opiniones eran diversas: unos dicen que le dio un giro de 180° a la percepción de la gente, lo cual a mí me parece una exageración; y otros decían que esto no le va afectar a su imagen más allá de las burlas que le puedan hacer. En esto último yo difiero. Mi mamá dice que ella con frecuencia olvida los nombre de los autores; mi papá me dice que el se equivoca mucho con los títulos. Yo sinceramente no critico si te confundes de autor o de título, sobre todo para los que leemos frecuentemente y tenemos en nuestra lista de libros leidos una considerable cantidad de títulos. Aunque a mí sinceramente me parece muy difícil olvidar el libro que estás leyendo en ese momento, ya que si en realidad lo estas leyendo, pues lo ves seguido y lo tienes en mente, pero bueno, puede pasar. 

Dejando fuera el otro incidente, el de su hija, a mí me parece que la imagen de Peña Nieto sí se afectó mucho; pero no por lo que dijo. Errores los comete cualquiera, incluso Cordero, el precandidato del PAN quiso hacer burla de Peña Nieto y falló tambien al confundir el nombre de Laura Restrepo y llamarla Isabel Restrepo. Pero lo que yo veo más importante no es la respuesta que dio Peña Nieto, sino la forma en la que respondió una simple pregunta acerca de libros que supuestamente lee. Trastabilló, no sabía que decir, se rascaba la cabeza, quería decir varias ideas a la vez y terminaba por no decir nada; dijo que había leido novelas e inmediatamente después mencionó la Biblia, para después aclarar que solo había leído algunos pasajes (tal vez por miedo a que le preguntaran acerca de ese tema).  El precandidato más popular, que le lleva ventaja de más de veinte puntos a cualquier otro aspirante fue víctima de su inexperiencia y su poca preparación. Quedó evidenciado lo que dijo Denise Dresser en un video. Ahi explicaba el perfil de Peña Nieto y lo acusaba de ser "rígido, poco hábil para improvisar, debatir, hacer lo que no tiene anotado enfrente" y remata citando a un panista: "cuando se sale del script, resbala". A mí eso me parecían exageraciones. Yo tenía una muy diferente opinión acerca de Peña Nieto; si bien me parecía un politico corrupto, creado por Televisa, del más puro estilo priísta, tambien lo veía como un politico inteligente, carismático y ágil. Ingenuamente dudé de Denise Dresser, y ahora me doy cuenta de cuánta razón tenía ella. Se le criticaba que sin sus asesores no era nada; sin la imagen que Televisa le había hecho no era nada; al parecer todo eso es cierto. Vi a un Peña Nieto sorprendido, ridiculizado, lento para reaccionar, y torpe para hablar. De verdad que no me esperaba ese perfil para nada. 

Esto, aparte de ser una gran sorpresa, es un gran alivio. Ver al precandidato al que su triunfo en las elecciones mucha gente ve como inevitable, exhibiendo sus debilidades en un evento que debió de pasar desapercibido, intrascendente, me da ánimos de ver qué está por venir para este politico en la campaña electoral del siguiente año. Mi preocupación era que las claras muestras de corrupción de este personaje no estaban siendo suficiente para hacer ver a la gente que no es una buena opción para gobernar el país. Ahora con estos acontecimientos tengo la esperanza de que la gente vea quién es quien nos quiere gobernar: no solo una persona de poca inteligencia, sino un títere de los  priístas antiguos y corruptos que lo único que buscan es gobernar para delinquir.


2 comentarios:

Jesús Mendoza Moneta dijo...

Buen punto de vista, Chema. Coincidimos en lo principal...

José María Hdz dijo...

Gracias por comentar, tio. Me da gusto que coincidamos, ya van varios temas en los que estamos de acuerdo. Te mando un abrazo, tio.