El mundo con un Donald Trump

Este post se iba a llamar "el 'hubiera' del mundo con Trump", pero desgraciadamente los estadounidenses nos sorprendieron esta madrugada con un presidente de caricatura que se ha vuelto un fastidio mundial. La locura le ganó a la cordura. Prefirieron arriesgarse con quién hondeaba la bandera en contra del sistema a pesar de las consecuencias. Porque el problema con Donald Trump no es su forma de expresarse ni las amenazas que hizo a diferentes países, culturas y religiones. El peor defecto de Trump es no aceptar sus fallas. Esa es la verdadera amenaza. Cuando las cosas no salen a su favor, culpa a alguien más. Cuando las encuestas no le favorecían, decía que estaban amañadas.  Aceptó que no reconocería el resultado si no resultaba vencedor. Culpó a los mexicanos, a los musulmanes y a los chinos de que Estados Unidos estuviera perdiendo trabajos y seguridad. Todo lo que sucede en su contra, no es su culpa; no cuestiona su discurso racista, agresivo y pueril, ese no le quita popularidad. Si algo le sale mal es porque alguien le está haciendo trampa.

Y yo entiendo que en los Estados Unidos no les interesa lo que pase en otros países, y nada importa si no sucede directamente en su territorio, pero esta vez les hubiera convenido mucho analizar los resultados en todos los países donde un candidato mesiánico logró imponerse con promesas absurdas. Donald Trump es un dictador como cualquiera de los de América latina o los países socialistas en Asia. Habla igual que Fidel Castro en Cuba, Nicolás Maduro en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Kim Jong-un en Corea del Norte o Lopez Obrador en México. Según todos ellos, incluido Trump, solo ellos pueden salvar al pueblo. No hay nadie más. Quienes no los apoyan, es porque tienen una agenda oculta donde los grandes beneficios a la sociedad les afectan. Son absolutistas que creen que siempre tienen la razón. Y por eso, cuando las adversidades se les salen de control necesitan poder señalar a alguien para culparlo y ponerle un rostro al adversario; así la gente no se enoja con ellos, sino con el "enemigo". Se vuelve un juego de "nosotros" contra "ellos" en donde hay que odiar a los que no hacen lo que queremos porque ellos nos odian a nosotros. 

Cuando resultó vencedor en las elecciones primarias, yo no estaba tan preocupado por que Donald Trump resultara presidente en Noviembre. Lo que yo pensaba era que sus promesas de campaña resultarían en lo que todas resultan, solo promesas. Ni Obama, ni ningún presidente cumple la mitad de sus promesas de campaña. No me preocupaba el muro, ni el tratado de libre comercio ni las deportaciones masivas. El señor, como cualquier candidato hambriento de votos decía lo que cada quien quería escuchar; y sabemos que no le puedes dar gusto a todos. Por eso me mantenía tranquilo, si ganaba, serían 4 años de aguantar a un payaso, pero nada más. Me comenzó a preocupar cuando escuché los disparates y ocurrencias que escupía ya en campaña por la presidencia. Decía cualquier cosa para responder a preguntas importantes, mentía, respondía con insultos, y cuando se le cuestionaba sobre sus planes para llevar su administración, no contestaba nada en concreto. Despotricaba contra todo aquel que lo cuestionara y contestaba con absurdas exageraciones: 'te escuchamos como hablabas de las mujeres como si fueran objetos’, 'no hay nadie que respete a las mujeres más que yo'. Era el típico bully de la escuela que aparte de molestar a los demás, era rico y tenía guardaespaldas; nadie se podía meter con él. Se veía como el mirrey que cree que puede hacer lo que quiera a pesar de lo que sea. ¿Qué clase de persona votaría por alguien así? Las comparaciones con Adolfo Hitler no eran desproporcionadas. 

Y la culpa de que haya ganado la tienen los políticos. Nadie más. La gente puede ser tonta y elegir mal, no me cabe duda. Pero la culpa de que resulten electos este tipo de personajes es el hartazgo de la sociedad contra una élite de políticos que no se preocupa en absoluto por ellos. A pesar de que Hillary Clinton era una candidata poco popular, seguía siendo peor elegir a Trump. ¿Por que resultó ganador? Por culpa de Hillary Clinton y de la bola de orangutanes que durante más de un siglo lo único que les importa es tener poder. La gente se da cuenta que ellos tienen el poder de hacer un cambio y no lo hacen. Saben que a pesar de todo siempre van a estar sus intereses personales antes de los del pueblo. Ya no les creen. Nadie les cree. Y por eso llega cualquier persona fuera de su grupo selecto que les promete escucharlos, y toman la primera oportunidad para darles una patada en el culo a los políticos de siempre. Hillary Clinton es muy corrupta, es muy ambiciosa y muy hipócrita. Pero no menos que Donald Trump. Puede ser más políticamente correcta y más preparada en la política, pero no es mejor que Donald Trump. Ninguno de los dos era una buena opción. Pero la gente se negó a escoger al "malo por conocido" y eligió al "peor por conocer, pero que por lo menos no es lo mismo". No les lograron explicar que lo que les prometía Donald Trump es imposible de cumplir. 

Desgraciadamente yo pienso que esta decisión les va a explotar en la cara a los estadounidenses. En su hartazgo nublaron su juicio y soltaron su rabia contra todos por igual. Y lo peor de todo es que nos van a llevar de encuentro a muchos países. Existe una responsabilidad moral de ser el país más poderoso del mundo; no puedes hacer estupideces. Si ya te dedicaste a robar la soberanía de otros pueblos; si ya invadiste los países que quisiste, si ya impusiste tu agenda en el mundo: no puedes dejar que un niño chiflado tenga acceso a tanto poder. Sí, Hillary Clinton es tan corrupta y nefasta como Trump; pero ella es responsable. No culpa a los demás de sus errores. 


Es una lástima que las personas lleguen a esto por desesperación. Me gusta pensar que el mundo va avanzando y que somos mejores que las personas que vivieron antes de nosotros. Pero a veces no quisiera estar viviendo en estos tiempos. No me gusta pensar que esta generación escogió a un Donald Trump, a un Peña Nieto, a un Hugo Chávez, a Vladimir Putin, a Evo Morales y anteriormente a Silvio Berlusconi y George Bush. Esta entrada iba a ser sobre el "hubiera" con Donald Trump. Ahora es sobre lo que nos toca vivir en carne propia. Ay de nosotros.  


5 comentarios:

Ruthmaría Diaz dijo...

Muy buena opinión mi Chema...cómo decis, USA es un reflejo nada más, pero ésta crisis es de toda la humanidad.

José María Hdz dijo...

exactamente Ruth, esto es un fenómeno global. Pasó aquí con el Bronco, pero lo que no entiendo es cómo podía ser tan despectivo, tan denigrante, tan misógeno y tan grosero, y la gente comoquiera votó por él. Todas las respuestas que daba eran totalmente vacías, ideas absurdas, planes totalitarios, y aun así votaron por él. No lo entiendo.

Emilio TREVIÑO dijo...

Compadre me gustó mucho tu opinión y como la terminaste ay de nosotros. Este pelado ganó como el Bronco con la diferencia de que no tenía una carrea política. No digo que esté bien pero ese hecho pudiera haberle dado el beneficio de la duda a todos los votantes indecisos, independientemente de todo lo malo que ha dicho y representa.
Desde mi punto de vista el gringo promedio ha vivido con un muro hipotético en su cabeza en dónde, para ellos, nada es importante más lo que pase en su país. Y aquí entran republicanos y demócratas. El simple hecho de enfatizar que su país se llama América cuando solamente son un país más dentro del continente es un reflejo de esa ceguera que tienen. Recordemos que también hay un grupo de latinos “Muy Americanos” que son los que más discriminan a los mismos latinos. Su sentido de pertenencia es tan bajo que sienten la necesidad de demostrar lo patriotas son que caen en el fanatismo y terminan haciendo cualquier cosa por demostar que también son gringos.

Lo que dices es muy cierto y veo que México no es el único país en donde hacen falta buenos candidatos. Lo más pendejos fueron los Demócratas por no tener un candidato lo suficientemente competente para ganarle a Trump con todo y la controversia que lo rodea. Shame on them

José María Hdz dijo...

muchas gracias por comentar milo, tienes mucha razon y le atinas al clavo en muchos puntos. los democratas no se dieron cuenta contra quien estaban peleando. No era contra Trump. Hasta me atrevo a decir que no ganó Trump, perdieron los democratas y en general perdieron los partidos políticos. Cómo es posible que hasta los republicanos hayan dicho que se separaban de trump y comoquiera gano!! a quien le pasa eso? Tu partido te desconoce y estas en la lona, no ganas ni un mendigo municipio.
Se asimila mucho al Bronco, si, pero el Bronco no andaba de hocicón diciendo "voy a revisar nuestra relación con el gobierno federal para quitarles todo lo que les damos de impuestos" o "nadie mas en mexico va a poder sacar esto adelante mas que yo" o sea no era tan fanatico.
Pero pues bueno, a ver como nos va, con los gringos que solo se ven el ombligo, y al despota que escogieron como presidente.

Emilio TREVIÑO dijo...

Lo buenos es que solo son 4 años y espero que los Democratas se prepare bien para las siguientes elecciónes en caso de que Trump resulte ser lo que todos creemos UN SUPER BUST.