La ventana rota y el video viral

Hoy nos despertamos con la terrible noticia del muchacho que disparó contra sus compañeros y su maestra en una escuela de Monterrey. La escuela está cerca de mi casa, por lo que antes de escuchar las noticias sabíamos que algo había pasado porque la calle estaba cerrada al tránsito. Pronto las noticias empezaron a hablar de lo sucedido e inmediatamente los chats de whatsapp explotaron con información. En un inicio se dijo que había muertos, pero después se desmintió esto para decir que había heridos de gravedad, lo que detonó un debate porque existían fotos de los sucesos. Alguien comentó que estaba claro que había habido muertos y que si queríamos nos enviaba las fotos que tenía. Varios participantes, incluido yo, nos negamos a recibir fotos y exigimos que no lo hiciera, pero más tarde otro miembro del chat envió las fotos sin avisar; y ahí empezó el verdadero debate. 

Inmediatamente 3 personas se salieron del chat en forma de protesta. Otros reclamaron al que envío las fotos, y otros dijeron que si no las queríamos ver, que simplemente no las viéramos, pero que no reprocháramos nada. Yo estoy en contra de que se compartan esas imágenes y el vídeo y no creo que deba de ser cuestión de criterio personal si se quiere compartir o no ese tipo de información. De hecho me alarma mucho que haya personas que piensen que no nos debemos de quejar: "si no quieres verlo, no lo veas". Porque el hecho es que no se queda simplemente en eso. Compartir ese tipo de imágenes afecta no solo a los familiares, que se ven afectados por ver la tragedia de sus hijos mostrada como espectáculo, sino que no sabemos a quién le pueden llegar las fotografías: pensemos que si le llega a 1000 personas, y de esas mil, novecientas noventa y nueve son personas sanas y normales, puede ser que solo se sientan indignadas, sorprendidas o asustadas y no pase a más. Pero si hay una persona que tenga alguna tendencia a realizar estos actos de violencia, puede llegar a ser un el catalizador para realizar algo que si no tuviera un antecedente tal vez no lo haría nunca. 

Existen una teoría, en el campo de la psicología, que indica que cuando una persona se siente acompañada es más fácil que se comporte de una manera que estando sola no se atrevería. La teoría de la psicología de masas analiza el comportamiento de grupos colectivos, donde los individuos se dejan influenciar por el comportamiento de los demás. De esta manera, si hay alguien que tuviera tendencias a realizar un acto violento pero no ha tenido el valor, pudiera encontrarlo si sabe que alguien más ya ha realizado un acto parecido. Por eso es tan importante que no compartamos indiscriminadamente las fotografías y el vídeo de la masacre del día de hoy, porque no sabemos si pudiera detonar una idea en alguien peligroso. 

Ya sé que es muy ingenuo de mi parte pedir que el vídeo no se viralice, ya que esto es inevitable, pero sí podemos poner de nuestra parte para evitar que jóvenes y niños tengan acceso a él, ya que estos son los más vulnerables en casos como este. En 1982 se publicó un articulo donde se explicaba un experimento realizado en la ciudad de Nueva York, el famoso experimento de los vidrios rotos, que analiza la tendencia de la sociedad a continuar un acto vandálico una vez que este comienza: si se rompe el vidrio de un edificio y no se repara, los vándalos tienden a romper más vidrios. O el ejemplo de no recoger basura de la banqueta: la gente tiende a tirar más basura; por lo tanto es importante reparar los daños lo más rápido posible, o en este caso,  evitar que las personas se familiaricen con una masacre en una escuela.

En Estados Unidos, solo el año pasado hubo 15 tiroteos en escuelas. Es fácil entender que los jóvenes se sientan alentados a recrear estas masacres, porque quieren ser parte de ese grupo de personas. Esto que sucedió hoy en Monterrey me preocupa muchísimo, porque puede ser el evento que detone más eventos trágicos de este tipo. Ya tenemos un antecedente. Ahora los chicos tienen alguien a quien copiar, o peor aun, superar; y esto es muy muy grave.

En estos tiempos no acostumbramos darnos el tiempo para analizar las consecuencias de nuestros actos en las redes sociales. Compartir una foto polémica o una noticia sin verificar si es verdad o no puede parecer que no afecta en nada, pero se nos olvida que vivimos en una sociedad y que lo que hacemos nos afecta a todos. Tenemos muy poco sentimiento de responsabilidad por la información (verdadera o falsa) que mostramos a los demás. Creemos que no tiene consecuencias inventar una mentira. Pero no nos damos cuenta que es como dejar rota una ventana e invitar a que otros rompan más vidrios. 

6 comentarios:

Unknown dijo...

En la tarde que me llamaste para platicar que sobre lo que querías escribir y al leer tu blog recordé de este experimento de Marina Abramovic, en el que en un performance que hizo les dijo a los espectadores que le pueden hacer lo que quieran por 6 hrs, un experimento muy evidente en el cual podemos ver que solo hace falta un estímulo para detonar otro acto parecido, te dejo el link:

https://youtu.be/drmK00Zv4F0

Arnoldo Villarreal dijo...

De lo mejor que leí el día de hoy, ¡Bien explicado Chema!

José María Hdz dijo...

Gracias Carlos, el video que compartiste es muy interesante. Da miedo ver como con un empujoncito podemos volvernos criminales todos. Está para reflexionarse.

José María Hdz dijo...

Muchas Gracias Nonoy!!!

Mario Salazar dijo...

As you know, madness is like gravity...all it takes is a little push.
The Joker - Heath Ledger

José María Hdz dijo...

.... OO