La ignorancia está más cerca de la verdad que el prejuicio.


Alguien, una vez, me llamó ignorante por no saber el significado de una palabra que mencionaron en una conversación. Cuando escuche la palabra pregunté enseguida ¿qué significa eso? El reproche de ignorante no se hizo esperar y por un momento me dieron ganas de retirar la pregunta. En verdad me sentí ofendido. Ser ignorante abarca mucho; es una palabra muy fuerte. En ese momento no dije nada para defenderme, sólo pregunte qué quería decir aquella palabra y me quedé callado, aguantando la humillación de aquella persona.

No solo me ofendí por haber sido catalogado como un ignorante, que para mi orgullo ya es demasiada ofensa, sino porque aquella persona que me lo dijo es alguien muy pedante y que está muy lejos de ser una persona que sobresalga por ser culta. Aun así, con el coraje que me dio, me quedé callado y no contesté a su crítica.

No me considero ignorante. Para nada. De hecho, cuando estuve solo, y todavía con enojo, me puse a pensar en razones para probarme a mí mismo que no soy un ignorante. Enumerando mis conocimientos puse en primer lugar mi habilidad de hablar tres idiomas: conocer y poder hablar otra lengua es prueba de cultura; conozco de música, deportes y cine; tengo un título universitario y he vivido por más de seis meses en dos países diferentes al mío. He visitado muchos países y leo más de 12 libros al año.

Luego me sentí ridículo tratando de demostrar que sé mucho. Después de todo Einstein dijo: "Todos somos muy ignorantes, lo que pasa es que no todos ignoramos las mismas cosas." ¡Cuánta razón tiene! Por más que uno quiera conocer temas, definiciones o términos, nunca vamos a saber todo. Somos demasiado limitados. La vida entera no nos alcanzaría para conocer todo lo que existe.

La única prueba que puedo mostrar para refutar que no soy ignorante es que me gusta aprender cosas nuevas. Me gusta saber más cada día; conocer otras culturas, nuevos temas; abrir mi mente. Por eso me gusta tanto leer. Por eso escribo: para no olvidar. Creo que eso es ser alguien culto. La ignorancia radica en no interesarse por saber más, en dar por hecho que se conoce lo suficiente. ¡Nunca sobra saber algo más!

Ignorante hubiera sido yo si no hubiera preguntado el significado de esa palabra que no conocía. No se puede juzgar a alguien de ignorante por no saber una palabra.

Decidí desde entonces no llamar a nadie así. Especialmente sin saber qué es lo que puede llegar a conocer esa persona. Que alguien no sepa algo que yo sé no es prueba de ignorancia, y a veces hasta llegas a darte cuenta de la ignorancia de alguien por su ánimo de aparentar que conoce de algún tema. Cuando alguien habla sin saber lo que dice puede hasta llegar a dar lástima, porque si tratamos de hablar de un tema que no conocemos y hay alguien más, ahí presente, que sí sepa de eso, ¡ay de aquel que habla! en verdad es peor ridículo que admitir que no se sabe y que necesitaríamos estudiar sobre aquello o escuchar con atención a alguien que sí sepa. Porque la verdad es que no importa cuánto sabes, "lo importante es nunca dejar de preguntar" -Albert Einstein.

Alguien, una vez, me llamó ignorante por no saber el significado de una palabra que mencionaron en una conversación. Cuando escuche la palabra pregunté enseguida ¿qué significa eso? El reproche de ignorante no se hizo esperar y por un momento me dieron ganas de retirar la pregunta. En verdad me sentí ofendido. Ser ignorante abarca mucho; es una palabra muy fuerte. En ese momento no dije nada para defenderme, sólo pregunte qué quería decir aquella palabra y me quedé callado, aguantando la humillación de aquella persona.

No solo me ofendí por haber sido catalogado como un ignorante, que para mi orgullo ya es demasiada ofensa, sino porque aquella persona que me lo dijo es alguien muy pedante y que está muy lejos de ser una persona que sobresalga por ser culta. Aun así, con el coraje que me dio, me quedé callado y no contesté a su crítica.

No me considero ignorante. Para nada. De hecho, cuando estuve solo, y todavía con enojo, me puse a pensar en razones para probarme a mí mismo que no soy un ignorante. Enumerando mis conocimientos puse en primer lugar mi habilidad de hablar tres idiomas: conocer y poder hablar otra lengua es prueba de cultura; conozco de música, deportes y cine; tengo un título universitario y he vivido por más de seis meses en dos países diferentes al mío. He visitado muchos países y leo más de 12 libros al año.

Luego me sentí ridículo tratando de demostrar que sé mucho. Después de todo Einstein dijo: "Todos somos muy ignorantes, lo que pasa es que no todos ignoramos las mismas cosas." ¡Cuánta razón tiene! Por más que uno quiera conocer temas, definiciones o términos, nunca vamos a saber todo. Somos demasiado limitados. La vida entera no nos alcanzaría para conocer todo lo que existe.

La única prueba que puedo mostrar para refutar que no soy ignorante es que me gusta aprender cosas nuevas. Me gusta saber más cada día; conocer otras culturas, nuevos temas; abrir mi mente. Por eso me gusta tanto leer. Por eso escribo: para no olvidar. Creo que eso es ser alguien culto. La ignorancia radica en no interesarse por saber más, en dar por hecho que se conoce lo suficiente. ¡Nunca sobra saber algo más!

Ignorante hubiera sido yo si no hubiera preguntado el significado de esa palabra que no conocía. No se puede juzgar a alguien de ignorante por no saber una palabra.

Decidí desde entonces no llamar a nadie así. Especialmente sin saber qué es lo que puede llegar a conocer esa persona. Que alguien no sepa algo que yo sé no es prueba de ignorancia, y a veces hasta llegas a darte cuenta de la ignorancia de alguien por su ánimo de aparentar que conoce de algún tema. Cuando alguien habla sin saber lo que dice puede hasta llegar a dar lástima, porque si tratamos de hablar de un tema que no conocemos y hay alguien más, ahí presente, que sí sepa de eso, ¡ay de aquel que habla! en verdad es peor ridículo que admitir que no se sabe y que necesitaríamos estudiar sobre aquello o escuchar con atención a alguien que sí sepa. Porque la verdad es que no importa cuánto sabes, "lo importante es nunca dejar de preguntar" -Albert Einstein.

8 comentarios:

fis.gabrielrubio dijo...

Totalmente de acuerdo José María, es repugnante cuando alguien llama a otro ignorante sólo por no saber lo que el otro considera "normal" o "interesante". Bien es cierto que tratar de tener todo el conocimiento es tarea monumental por no decir imposible, lo recomnedable es leer para cultivarse y saber un poco más.
Triste es el que ignora que es ignorante,, eso sí es patético!!

José María Hdz dijo...

¡Hola! ¡Wow, gracias por comentar en mi blog! Eres la primera persona que lo hace, jajaja, no sabía que hubiera alguien que supiera de este blog. Solo escribo porque me gusta.
Perdón por tardar tanto enc ontestar.
Sí, de hecho lo que dices es ciertísimo. Lo más triste de alguien es no saber que es ignorante y conformarse con lo que sabe. Eso es lo que trato de dar a entender: no importa que sepas mucho o poco, simplemente preocupate por saber más. Cada vez que alguien me comenta sobre algo y no sé del tema, enseguida me pongo a leer aunque sea un poco del tema, sólo para saber si lo que em dijeorn es cierto, y saber de que me estuvieron hablando.

Buenos, gracias otra vez. Saludos.

Jesús Mendoza Moneta dijo...

Muy buen punto. Einstein, tú y yo estamos de acuerdo...

José María Hdz dijo...

Jaja, gracias tio, me da gusto estar de acuerdo con pura gente inteligente. Un Saludo grande.

Blanco Eduardo dijo...

Muy bueno tu punto de vista amigo mio. Es tal cual lo dice tu comentario, ignorante no es el que no conoce de algun tema sino el que se conforma con "lo mucho que ya sabe". Siempre leo todo lo que pones en tu blog porque me aparece en el facebook. Muy interesante el tema !!! Un abrazo.

José María Hdz dijo...

Eduardo, gusto de saludarte. Muchas gracias por pasar y leer mi blog. Espero que sigas bien con las clases de ingles. ¡Un saludo!

Anónimo dijo...

Holaaaaaaaa buenas noches la verdad a mi se me hizo muy padre todo lo que aquí comentas, justo ahora estoy tratando de aprender a diseñar paginas web jejej ya saben pequeños cursos, tal vez no viva de eso pero me gusta darme una idea de lo que la gente habla hoy en dia, abrirte puertas, mirar nuevos horizontes, alguna vez leí en algún lugar algo que dice mas o menos así "Entre mas leo mas ignorante me vuelvo porque me doy cuenta que desconozco muchas cosas" algo asi bien amigo un gusto encontrar blocks así por casualidad. un saludoss

José María Hdz dijo...

Hola anónimo. Me da gusto que hayas llegado hasta esta entrada. A mi también me gusta cuando encuentro un tema interesante por casualidad. Te invito a leer otras entradas y comentes tus ideas.
Gracias por comentar y qu bueno que estas aprendiendo cosas nuevas.
Saludos