Arquitectos del destino


Leí el día de hoy, en el blog de Sergio de Régules (http://www.imagenenlaciencia.blogspot.com/) una entrada que hablaba de una teoría que dice que es posible que los genes se preocupen por reproducirse y continuar su especie. El comentario comenzaba con una pregunta "¿Conque piensas que tú eres el arquitecto de tu propio destino...?" Luego explicaba lo que algún filósofo estadounidense y también un divulgador científico dicen al respecto de genes que de alguna manera nos manipulan para poder continuar su ciclo de vida.

Me quedé pensando no tanto en lo de los genes, sino en la primera pregunta. ¿En verdad somos arquitectos de nuestro destino, o es alguien más quien decide lo que sucede? ¿O es una combinación de ambas cosas? En esta entrada no pienso comenzar un debate entre la religión, el destino, el azar, etc., sino que quiero reflexionar algo que desde hace tiempo me tiene incómodo. ¿Hay alguna parte de mi vida que esté escrita y no pueda hacer nada para cambiarla?

Quien crea en Dios tiene muchísimas posibilidades de creer que las cosas suceden por voluntad de Él. Una frase muy común es "Dios sabe por qué hace las cosas". Esa frase incluye el entrometimiento de Dios en nuestras vidas, lo que consecuentemente nos quita libertad. Mucha gente que practica la religión (sea cual sea) le pide a Dios milagros o favores; si los concede, agradecen con fervor y se emocionan de que Dios haya escuchado sus plegarias, si no lo concede, una de dos, o le reclaman su ausencia de interés o se resignan y piensan "si no quiso Dios es porque sabe lo que es mejor para mi". Pienso que esa filosofía no tiene mucha coherencia. Si Dios sabe lo que es mejor para nosotros, ¿para qué pedir?

Aclaro que no estoy en contra de la religión, y no estoy aludiendo que Dios no existe. Tengo mucho respeto por la fe de las personas, cualquiera que sea que profesen. Pero sí hago una reflexión de lo incoherente y lo peligroso de creer todo lo que se le dice a uno. Estoy totalmente y abiertamente en contra del fanatismo. En todos los ámbitos. Creo que el fanatismo te ciega y no te deja tener un criterio objetivo e imparcial. Esos fanáticos religiosos, fanáticos de izquierda o de derecha, incluso fanáticos de la ciencia, me parecen gente dispuesta a negar, sin fundamentos, cualquier prueba, por más firme que sea, si contradice lo que piensan.

Habiendo aclarado esto, quiero continuar con algunos otros argumentos que me parecen contradictorios. A mí me enseñaron desde chico que Dios nos hizo libres y que el mayor regalo de Dios es la libertad. Aun creyendo firmemente esto, también nos enseñan que hay que obedecer a Dios siempre y sin cuestionar. Si no hiciéramos esto, vendrá un castigo, si no es en esta vida, entonces en la vida eterna. ¿Qué libertad es esa? me pregunto.

Mi ex-novia era fan numero uno de la frase "no hay mal que por bien no venga" y siempre que algo no le parecía, buscaba la razón por la que esa situación estuviera ahí. Nos hicimos novios en México pero se fue a vivir a otro país después de un tiempo y, como decidimos continuar la relación a distancia, una vez que se desesperó me dijo "todavía no entiendo por qué mi novio está en otro país, pero alguna razón tiene que existir"; esa actitud a mí me molestó mucho, y le dije que ella tenía novio en otro país por la única razón de que así lo decidió. Si no hubiera querido eso, me hubiera cortado en el momento en que se fue. Con esto quiero decir que muchas veces tratamos de divinizar lo que nos sucede, o tratamos de inventar una razón para soportar nuestra situación actual. Eso de "por algo pasan las cosas" para mí es una tontería. ¿Cómo podemos creer que me está sucediendo algo en este momento porque después tiene que suceder otra cosa? Entiendo que es una manera positiva de afrontar un problema, pero mucha gente lo toma como cierto, cuando no lo es. Lo único que podemos hacer es crear una solución nosotros o esperar a que sucedan las cosas a como vayan saliendo. La situación está ahí aunque no queramos, lo que hagamos al respecto es lo que puede cambiar esa situación, pero no es garantía que, porque algo malo está pasando, vaya a suceder algo bueno a raíz de eso.

Así como Dawkins, que escribe en su libro "El gen egoísta" que los genes son quienes nos usan para poder dejar descendencia, hay mucha gente que piensa que alguien más nos controla, y que no podemos escapar a un destino ya escrito. Como los que creen que los horóscopos en verdad dicen la verdad (basta con leer 2 o mas horóscopos el mismo día de diferentes revistas o publicaciones para darnos cuenta de las grandes mentiras que nos dicen); pensar que algo externo afecta las situaciones y las decisiones que tomamos es quitarnos libertad y dejar que las cosas sucedan sin nuestro consentimiento. Puede ser que esas personas necesiten justificar sus acciones, o tal vez quieran culpar a alguien por sus desgracias, pero nada cambia que los planetas se sigan moviendo como siempre, y que si afectara a uno tendría que afectar a todos, y si favorecen a algunos pues tarde o temprano todos tendríamos que prosperar.

Cuando salió la serie de Lost, el personaje Hurley había ganado la lotería con el numero 4 8 15 16 23 42. A partir de eso, todo en su vida se volvió una serie de tragedias; él mismo llegó a pensar que el dinero estaba maldito. Ese mismo año miles de personas en Estados Unidos compraron el boleto de lotería con los números con los que ganó el personaje de la serie de televisión. Hay dos cosas que no puedo entender, primero: ¿cómo es posible que la gente pensara que en verdad iban a ganar con la pura lógica de que les pasaría lo mismo que al personaje de una serie ficticia? y segundo: ¿si en verdad creían que podían ganar con esos números, por qué no creían también que su vida se volvería una serie de tragedias, o simplemente no les importaban esas tragedias con tal de ser millonarios?

Podría dar muchísimos ejemplos más, pero el mensaje es el mismo. Si ponemos todas las teorías en la mesa sobre si somos libres pero alguien decide lo que sucede, estas se van a contradecir rotundamente, es solo cuestión de meditarlo un poco. ¿Somos los arquitectos de nuestro propio destino? Yo creo que sí, pero hay quienes construyen una prisión, para sentir que alguien los encerró ahí, y que no tienen opción de habitar en otro lugar.

Cuando estuve estudiando fuera vi una postal que me gustó mucho y la compré. La postal era una foto de un grafiti en un muro y decía: "¿Qué hay de serio en una vida donde se entra sin pedirlo, y se sale sin desearlo?" 

7 comentarios:

Mary García Portugal dijo...

Una vez alguien me dijo que el destino de todos estaba ya marcado y aunque tomaramos diferentes camimos siempre ibamos a llegar al mismo lugar, que?? entonces no importa si tome la decisión mas correcta o no, siempre voy a terminar en el mismo lugar?, no le crei, o mas bien no quise creerle, por que pienso que nosotros construimos nuestro destino y me hago responsable de las desiciones que tomo y afronto las consecuencias, soy catolica pero no responsabilizo de todos mis actos a Dios, y tampoco espero que el tenga ya un destino marcado para mi, mas bien quiero vivir de esa manera, pensando en que de mi depende mi futuro, por que si no que caso?.

buen post.

Saludos
Mary García Portugal.

José María Hdz dijo...

Mary, gracias por comentar. Estoy totalmente de acuerdo contigo, si nuestro destino ya esta escrito, no tiene caso que pensemos en cuál es la mejor decisión. Y sobretodo, pensar que si nos quedamos aqui sentados esperando que pase lo que de cualquier manera va a pasar, me parece la manera más aburrida de vivir.
¡¡Saludos!!

MERRYZZZ dijo...

creo que todos los seres estamos destinados a jugar un rol importante en esta vida, y concuerdo contigo en cuanto a tus comentarios de libre albedrío, pero ya sea por intervención divina en éste caso Dios, los Astros, Buddha,etc nos encontraremos en varias encrucijadas a lo largo de nuestra vida que nos harán tomar decisiones que constantemente cambien el supuesto destino de ésta, y si de alguna forma nos alejamos de cumplir la misión o por lo que divinamente hemos sido puestos en éste planeta, en ésta ciudad, en ésta epoca, en éste preciso momento, creo firmemente que ya sea por fuerzas divinas o fuerzas terrenales, llámese energía o fé, seremos nuevamente encarrilados a cumplir ésta tarea para crecer y elevar nuestra alma y acercarnos mas a ése ser divino al que queremos llegar.
buen blog, saludos y luego me toca a mí enseñarte un poquito de astrología, que aunque carece de mucha credibilidad entre algunos, puedes descubrir cosas de ti mismo y de las otras personas que PUEDE AYUDAR a entender mejor y el porqué en nuestras vidas.

Jesús Mendoza Moneta dijo...

Pues yo también creo que cada uno de nosotros es arquitecto de su destino. Si Dios nos dió el libre albedrío, fue para que lo ejerciéramos. Si Dios nos hizo a su imagen y semejanza, también nos hizo CREADORES y Arquitectos, como Él. Muy interesante tu blog, Chema.

Maria Verónica Gubler Calderón dijo...

Yo tambien creo que somos los arquitectos de nuestra vida, y por eso estamos premunidos del libre albedrío, no somos predestinados, pero sí Dios nos creó a su imagen y semejanza y a través de Jesús nos indicó el camino a seguir. Siempre tras el bien y premunidos de mucho Amor.

Jesús Mendoza Moneta dijo...

Releo tu blog a más de dos años de distancia y encuentro cosas nuevas (prueba para mí de que está muy bien escrito, felicidades). Sigo estando muy de acuerdo con tus pensamientos y tus deducciones, que en gran parte han sido las mías por mucho tiempo... Es para mí muy claro que mucha gente le tiene miedo a la responsabilidad de saberse dueños o arquitectos de sus destinos, así que pretenden negarlo de alguna forma, buscando culpables, cómplices, excusas, qué sé yo. Es muy cómodo pensar que Dios está haciendo la chamba por nosotros, ¿no?

José María Hdz dijo...

Tio, me no sabes qué gusto me da que hayas leido esto otra vez, siendo un 'repost'. Me halagas. La verdad es que una de las razones por las que me gusta escribir tanto es porque cuando lo vuelvo a leer no solo me acuerdo de lo que estaba pensando alguna vez sino que también medito de nuevo la idea y encuentro algo fresco y nuevo. Gracias por notarlo tu también.
Es cierto lo que dices, una palabra clave: responsabilidad. A veces nos gusta dejar nuestras broncas en manos de otros. No se vale. Pedir ayuda esta muy bien, pero aceptar un destino porque nos conviene que alguien más nos lleve por algunos caminos.
Bueno, me puedo quedar pensando y escribiendo horas sobre esto. Yo creo que Dios, de existir, va a estar muy de acuerdo con lo que decidamos si eso es bueno, pero sea bueno o malo lo que hagamos no nos va ayudar en nada.